Un disco que cultiva el legado del Grupo Niche

El pasado sábado, la célula viva de la agrupación lanzó el sencillo del nuevo disco ’35 años’.

gruponicheee

La nueva producción del Grupo Niche es una apuesta singular: “Hagamos un disco de temas de Jairo Varela, que no fueron éxitos rotundos”, le dijo José Aguirre, músico y amigo del desaparecido cantante, a su hija Yanila Varela, cuando lo buscó para hacer un disco con motivo del 35.º aniversario del grupo.

“En el álbum, como ‘Al pasito’, hay un gran tema como ‘Primer mensaje’ que nunca se escuchó, salvo algunos coleccionistas. La sorpresa en esta búsqueda fue encontrar ‘Niche como yo’, porque tú descubres ese tema y me hablas de su importancia como primer tema de Jairo Varela. Fue una canción que estuvo olvidada 37 años”, me cuenta Aguirre.

Yanila me explica que ella había tenido un contacto especial con Aguirre cuando fue mánager de gira del grupo Niche y que como se acercaba la celebración del 35.º aniversario pensó que esa nueva producción debería hacerla alguien muy cercano, personal y musicalmente, a su padre.

“Ciertamente, cuando Yanila era mánager de gira, estábamos muy cerca y compartíamos esas largas giras por Europa y hablábamos mucho. Después, cuando me retiro del grupo, esa amistad se distancia naturalmente. En diciembre me llama y me dice que necesita producir a Niche y que todo el perfil de lo que necesitaba era José Aguirre. Empezamos a diseñar qué hacer. Empecé en enero a revisar material”, recuerda Aguirre del álbum que hoy se titula ’35 años’.

“Yanila me dijo: ‘No necesito un reemplazo de mi padre. Necesito un músico que quiera el grupo, que los músicos de Niche lo avalen, que los medios lo respeten y que los fanáticos de Niche lo apoyen. De tal manera, que esa persona eres tú. Para mí fue un orgullo recibir la oferta”, recuerda Aguirre.

En los días previos a la muerte de Jairo Varela, José Aguirre fue llamado por su amigo y fundador del grupo Niche, para que asistiera en calidad de trompetista, en un concierto en Medellín. Además, lo llamó para que se reunieran justo ese día martes en que falleció, en la tarde, en las oficinas de Estudios Niche.

De igual manera, Varela deseaba que Aguirre fuera a un concierto en Lima y tenía intenciones de enviarlo a otro a México. Al respecto, Aguirre cuenta: “Yo llevaba 10 años que me había retirado de Niche, salvo grabaciones, no tenía contacto con la agrupación. Jairo me llamó y me dijo que tenía un concierto en Palmahía, en Medellín. Yo iba como trompetista nada más y me sorprendió que me llamara a darme la lista del repertorio. Me insistió en que en Medellín no tocara ‘Cali Pachanguero’ ni ‘Cali Ají’ y que finalizara el set con ‘Listo Medellín’. Él me citó a su oficina, me fui a almorzar con mi esposa a Chipichape. Lo llamé y nadie contestaba. Llamé a la oficina y la secretaria me dijo que había muerto. La conversación no se realizó y no sé cuáles eran las intenciones de Jairo Varela en esa nueva cercanía que estábamos teniendo”, recuerda Aguirre sobre su último encuentro con Varela.

Siempre a su lado

Yanila siempre fue la mano derecha de Varela desde mayo de 1996. Cuando uno visitaba al músico, en su estudio de la calle 5.ª, en los llamados Estudios Niches, las conversaciones eran interrumpidas por continuas llamadas a su hija.

Al respecto, Yanila cuenta: “Al final del día terminaba hablando más con mi padre que con mi esposo. Cuando no le respondía porque estaba hablando con alguien, llamaba al celular de mi esposo, me enviaba mensajes. En sus últimos años, cuando escribía su novela ‘El amanecer de los pájaros’, me la reenviaba varias veces durante la noche. Por la mañana, hablábamos y me decía: ‘Si pasa algo, tú tienes la última versión’ ”.

Sobre cómo ha sido afrontar la responsabilidad del grupo Niche después de la muerte de su padre, Yanila cuenta: “Trabajé por más de 16 años bajo la sombra de mi padre, aprendí mucho, pero cuando murió, sorpresivamente para nosotros, mi única prioridad fue que el grupo Niche no desapareciera, porque era en lo que más insistió él, la permanencia de este legado. Reuní a mis hermanos y les dije que si trabajamos con unidad, en equipo, sacamos adelante a la agrupación y la empresa familiar”.

En ese proceso, lograron el reconocimiento de la marca Jairo Varela a favor de la sociedad de los herederos, aclarando aspectos jurídicos de Niche. “Fue un logro para nosotros, los hijos, porque sentimos la necesidad de proteger el nombre de mi padre. Algunas personas han querido sacar provecho de su fallecimiento, es natural que pase y por eso decidimos blindarnos”, dice.

UMBERTO VALVERDE
Para EL TIEMPO

You May Also Like