Tito Rojas pide apoyo para nuevos salseros

Tito Rojas, que se presento anoche en Hard Rock Live junto a Proyecto A y David Kada en el show “Tres banderas”, pide apoyo para los nuevos talentos del género tropical, porque sostiene que en su tiempo era diferente

Una década antes que la explosión del movimiento urbano del siglo XXI, en Puerto Rico se registró un fenómeno de salsa romántica en el que Tito Rojas fue su gallo de pelea.

“Siempre seré”, “Ella se hizo deseo”, “Este amor”, “Tormenta de amor” y “Me mata la soledad” fueron sus primeras cartas de presentación en el 1990 cuando presentó el álbum “Sensual”.

Desde entonces llegaron los sucesivos espuelazos románticos y bailables a la vez: “Porque este amor”, “Condéname a tu amor”, “A ti volveré”, “Señora de madrugada”, “He chocado con la vida”, “Usted”, “Nadie es eterno”, “Ayer me dijeron” y otras tantas.

“Yo vivo de los éxitos que pegué en su momento”, comentó anteanoche durante un encuentro de prensa.

Su historia 
La suya es una historia que comenzó a mitad del siglo XX en el municipio Humacao en Puerto Rico, donde nació hace 63 años y la nación que lo vio crecer como un niño tranquilo, que para completar el bachillerato se inclinó a estudiar estilismo, pero en el que pronto se dio cuenta que no daba para eso.

“Yo fui barbero”, bromea para recordar esos tiempos en que fue regañado por su profesor al que no le gustó cómo recortaba a sus compañeros “y por eso nunca me dieron el diploma”.

Lo suyo era la música. La guitarra fue el instrumento con el que coqueteó para luego dar sus primeros pasos en el mundo del rock, al que Pedro Conga se lo arrebató para ser corista de primera de su Orquesta Internacional.

Sobrenombre “El Gallo”
Fue en ese ambiente de los años 70 que le vino el sobrenombre de “El Gallo” por la forma de interpretar que sobresalía del montón.

“Yo era un pelaíto, un carajito, que estaba con la orquesta de Pedro Conga, donde comencé acompañando a los artistas de la Fania y ahí estaba el cubano Justo Betancourt (El Bravo), que empezó a llamarme El Gallo”, recuerda.

“Mima la pululera” fue su primera grabación con Pedro Conga, en 1974. A partir de ese año la radio lo acogió como novedad.

Buenos momentos
Julio César Rojas, su verdadero nombre, fue ganando terreno al seguir con grupos como el de Serafín Cortés, El Borincuba, El Borincano, además de unirse en la década de los 80 a Luisito Ayala en la Puerto Rican Power.

Con la última década del siglo XX llegó su boom musical al lanzarse como solista y darle su sello al pujante movimiento de entonces denominada salsa romántica. Los dominicanos también fueron contagiados de su swing.

Los tiempos eran diferentes a lo que se vive hoy en día en el mundo de la música y eso hace que su voz sea de apoyo para los nuevos talentos de la salsa.

“Tengo ese legado, porque en ese tiempo habían disqueras, pero hoy eso no existe y por eso pido que a esta gente se le apoye, que están haciendo una buen trabajo”, comentó el miércoles.

Opina
SANTA ROSAESTILO.

“Tito es una prueba contundente de que el lenguaje de la calle y el romance no están en disputa. Su estilo callejero y romántico le permiten pasearse a sus anchas por el género salsero. Sus frases son tan conocidas como sus canciones; sus refranes y ademanes lo han convertido en un personaje legendario a pesar de ser un hombre joven”, afirma Santa Rosa.

Fuente: ListinDiario

You May Also Like

WhatsApp chat