Mi gente siempre responde

gilbertosr

Feliz, terminando la primera parte de la gira En buena compañía por algunas ciudades de los Estados Unidos. Feliz por la respuesta del público latino y feliz por la oportunidad de hacer lo más que me gusta… música.

La gira que empezó con el pie derecho en mi querida Isla, no solo resultó un éxito, sino que también despertó en mí un sentimiento de agradecimiento profundo a ese público latino que nos apoya a todos lo que hacemos música y proponemos proyectos durante todo el año y por tantos años.

Salsa, merengue, bachata, pop, rock y reguetón son los géneros que casi mensualmente se presentan en estas plazas en salas de diferentes tamaños, y curiosamente la mayoría con mucho éxito. Artistas locales e internacionales hacen que la propuesta musical sea abundante y variada.

El éxito de la música popular latina en Estados Unidos es producto de una mezcla de lealtad del público con la necesidad de mantenerse relacionados con su país y su cultura popular.

El recibimiento y la acogida a los artistas se torna más personal. La relación es casi familiar. Es como si estos artistas trajeran con su espectáculo algo de su tierra, aunque todo el público pertenezca al mismo país.

Gritos de entusiasmo, sonrisas, carteles y hasta una que otra lagrimita de nostalgia se pueden ver en estos conciertos.

Aún más, hay una generación de jóvenes nacidos en la nación americana, de padres latinos, que encuentran en la música y sus artistas una identificación y hasta una legitimización de su origen.

El otro fenómeno es el intercambio cultural entre la misma raza. Muestra de ello es que en las ciudades donde hay una concentración mayor de personas de determinado país, la música, la cultura y las costumbres de ese país son adoptadas por personas nacidas en otros. Por ejemplo: chilenos que comen arroz y habichuelas y les encanta la música de El Gran Combo. Por otro lado, algunos puertorriqueños (incluyendo mi hermana Diana) que aprendieron a comer comida mexicana y disfrutar la música de la banda El Recodo. La bachata y el merengue dominicano han podido hacer puente entre el Caribe, Centro y Suramérica.

Llama la atención el hecho de que en la mayoría de estas ciudades la difusión radial es bastante limitada, ya que no hay muchas emisoras de radio que difundan música latina. A falta de este recurso los promotores y empresarios han sido muy creativos para lograr mantener al público enterado del movimiento musical y las presentaciones personales de los artistas.

Papel importante juegan las discotecas y las nuevas emisoras online en la difusión de la música, las promociones de los bailes y conciertos. También, el trabajo de los artistas locales es determinante para mantener viva la cultura popular latina en estas ciudades.

Las emisoras locales merecen nuestro respeto y agradecimiento porque aún siguen difundiendo música y siendo el enlace para los latinos en Estados Unidos a pesar de su desigual competencia con las grandes cadenas americanas. Incluso, algunas en la banda AM, lo que hace su esfuerzo mayor y más loable aún.

Las diferentes premiaciones, en su mayoría televisadas, también ponen su grano de arena para lograr que los aristas se sigan acercando a su público.

Latinos en Estados Unidos, vengan de donde vengan, gracias por tanto apoyo, cariño y estímulo para seguir adelante.

Yo sé que la vida en los “estados” es muy dura para ustedes y que su origen es suficiente motivo para que su lucha diaria sea más difícil. No obstante, siempre sacan de su tiempo y dinero para divertirse y hacernos sentir como parte de la familia cuando pasamos a visitarlos y hacer música.

Siempre contentos y tranquilos porque, al final, como dice la canción del maestro Johnny Pacheco, interpretada por el maestro Héctor Lavoe: “Mi gente siempre responde”.

¡Camínalo!

Fuente: Gilberto Santa Rosa/PrimeraHora