Carlos Manuel Palmieri Maldonado “Charlie Palmieri”

“El Gigante de las Blancas y las Negras”

(21 de noviembre de 1927,Manhattan, NY. – 12 de septiembre de 1988, Bronx, NY.) 

charlie-palmieri

Muere el 12 de septiembre de 1988, cuando regresó a Nueva York después de un viaje a Puerto Rico, donde actuó en la residencia del Gobernador con el veterano cantante y compositor Bobby Capó, sufrió de nuevo otro ataque al corazón y falleció en el Hospital Jacobi en el Bronx.


 

Charlie Palmieri. Pianista, director de banda, arreglista, compositor y productor.  Charlie fue un excelente pianista en la ejecución del instrumento con un énfasis en lo armónico, lo melódico y en la improvisación.  Conocido en el mundo de la Salsa como “El Gigante de Las Blancas y Las Negras”. 

Su verdadero nombre era Carlos Manuel Palmieri Maldonado Jr.  Nació el 21 de noviembre de 1927, en el Hospital Bellevue en Manhattan, Nueva York, EE.UU.  Hijo de padres puertorriqueños que emigraron de Ponce, Puerto Rico, a El Barrio (El Harlem Hispano), Nueva York, antes de que naciera, como siempre con la esperanza de encontrar mejores oportunidades.  Su padre Carlos Manuel Palmieri Villanueva era descendiente de inmigrantes venidos de Florencia, Italia, y su madre Isabel Maldonado era nativa de la isla.  Desde muy niño empezó tocando el piano, precisamente fue descubierto por el maestro de su prima Elsie ejecutando el instrumento siguiendo las partituras de los ejercicios de un año, sin omitir una nota, entonces comenzó a recibir formalmente lecciones de piano clásico en 1934.  Creció en el Bronx hispano junto a su hermano Eddie Palmieri, quien naciera el 15 de diciembre de 1936 y que fue bautizado como Eduardo Palmieri Maldonado. 

Los Inicios 

En 1941, cuando su hermano Eddie contaba con tan sólo cinco años, mostrando su vocación por la música y el canto, Charlie lo acompañó al piano, ganando su primer trofeo en un concurso de talento para aficionados, en esa ocasión interpretaron un tema del maestro Rafael Muñoz.  Durante este tiempo al pequeño Charlie lo llevaban a los majestuosos salones de baile donde se presentaban las grandes bandas latinas.  Con esta motivadora influencia decidió experimentar con las obras de excelsos pianistas de la música latina como Noro Morales, Anselmo Saccasas y Gilberto Ayala que lo influenciaron musicalmente.  Cuando escuchó por primera vez la orquesta de Machito y sus Afrocubanos se convierte en un apasionado seguidor de su música y del sonido cubano. 

A la edad de 16 años, el 2 de octubre de 1943, hizo el debut profesional de su carrera como pianista de música latina con la Banda de Osario Selasie en una presentación en el salón de baile Park Palace Ballroom de Nueva York.  Después de siete meses de estar junto con Selasie, prosiguió por año y medio con la Orquesta Ritmo Tropical.  Este año, y durante la Segunda Guerra Mundial, Charlie tocaba el piano con la orquesta de Pupi Campo, para esta época dirigió por un corto tiempo la orquesta del show diario de televisión Jack Paar Show de la CBS.   

En 1946, después de recibir su grado en el Samuel Gomphers High School, decidió dedicarse de tiempo completo al piano, entonces toca con todas las prestigiosas bandas que le dieron la oportunidad, incluyendo las de Moncho Usera, Polito Galíndez, Bartolomé Hernández, Sexteto La Playa, y Rafael Muñoz con quien hizo su primera grabación en el tema “Se Va La Rumba”.  En octubre de 1947, fue contratado para reemplazar a Joe Loco (José Estévez Jr.) en la banda de Fernando Álvarez en el Club Copacabana, por el entonces director musical de la banda Tito Puente. 

En el año 1948 contrajo matrimonio, al tiempo que optó por proseguir sus estudios de armonía y arreglos bajo la conducción del profesor Otto Chesna; también creó su primera banda a la que llamó Conjunto Pin Pin, con la que grabó en el sello Alba.  Este año ingresó a perfeccionar sus estudios de piano, tomando cursos especiales en el famoso Conservatorio de Música Julliard, y es influenciado en la ejecución del órgano por la profesora Margarets Bonds, una virtuosa organista negra que prestaba sus servicios en una iglesia bautista.  También grabó algunos temas como líder de un pequeño grupo de latin jazz en el álbum “El Fantástico Charlie Palmieri”, en 1948, destacando a Sabú Martínez en las congas (recopilado en “Cuban Rhytms By Peruchín And Charlie Palmieri” en el sello Caney en 1995), el que incluyó el tema “Continental”. 

Después de salir del Copacabana en el año 1951, Palmieri realizó una corta gira con la banda de Xavier Cugat.  Este mismo año, se vinculó a la banda de Tito Puente y apareció en el álbum sencillo (de 10 pulgadas) “Tito Puente At The Vibes And His Rhythm Quartet, Vol. 6” en el sello Tico (la mayoría de los cuales fueron más tarde incorporados en el álbum “Puente In Love” de 1958); participó también en la grabación de los temas “Mambo Diablo” y “Rainfall” con la orquesta de Tito Puente.  En los inicios de los 50, Charlie formó otra banda, con la cual debutó en el famoso Palladium Ballroom de Nueva York con el vocalista líder Vitín Avilés (Víctor Manuel Avilés; nacido en Mayagüez, Puerto Rico, el 30 de septiembre de 1924, y fallecido el sábado 3 de enero de 2004 en Manhattan, Nueva York, EE.UU). Sin embargo, la falta de experiencia lo llevó a continuar trabajando como acompañante. 

En 1954, se unió de nuevo a la orquesta de Pupi Campo, por un corto tiempo, para salir y actuar con las bandas de Johnny Seguí, Tito Rodríguez, Vicentico Valdés, y Pete Terrace.  Grabó un par de temas con Tito Rodríguez en 1953 que fueron incluidos en la recopilación de 1990 “Ritmo y Melodía, 15 Joyas Tropicales”.  Apareció a mediados de los 50 en el álbum de Pete Terrace “A Night In Mambo-Jazzland” en el sello Tico (1956; LP-1023).  A finales de 1956, organizó su propio quinteto por el tiempo de una prolongada residencia en Chicago, con el cual tocó principalmente música Latina.  De nuevo grabó algunos temas en “Easy Does It”, en 1958, en el sello Gone, que destacó a Johnny Pacheco tocando conga y bongó. 


Con su Charanga La Duboney
  

Después de que retornó a Nueva York, en 1959, Charlie encontró al dominicano Johnny Pacheco (Juan Azarías Pacheco) tocando flauta con la banda del cantante y compositor también dominicano Dioris Valladares, quien fuera uno de los integrantes de su grupo en el salón de baile Montecarlo en Nueva York.  Contrató a Pacheco para conformar su banda, inicialmente como timbalero, pero cuando el trompetista Mario Cora salió para regresar a vivir a Puerto Rico, tomó la flauta, la que interpretaba al mejor estilo de José A. Fajardo. 

Charlie formó la primera charanga neoyorquina La Duboney a finales de 1959, con cuatro violines, sección rítmica, Johnny Pacheco en la flauta y los coros de la banda.  Las agrupaciones de Gilberto Valdés y José Antonio Fajardo no habían tenido mucho éxito en los inicios de los 50 con el formato de charanga en Nueva York, pero el debut de La Duboney, en el baile de la víspera de Año Nuevo, fue la génesis de una fiebre por la charanga que arrasaría con la ciudad.  Charlie y Pacheco se hicieron tan populares que tocaban dos y tres bailes en una noche.  La Duboney firmó contrato para grabar con el más importante sello del momento United Artists, y su primer disco “Let’s Dance The Charanga!”, grabado en enero de 1960, (reeditado bajo el título “Echoes Of An Era” en el sello West Side Latino), con el vocalista boricua Vitín Avilés, generó algunos éxitos en el mercado Latino de Nueva York, con temas como “Mack The Knife”, “Descarga” y “Tema De La Duboney”. 

La Duboney no sólo disfrutó de sus considerables éxitos, con todo derecho, sino que además dieron el impulso al boom de las charangas en los inicios de los 60s. Debido a la demanda de La Duboney en Nueva York Pacheco salió para formar su propia charanga.  Charlie Palmieri fue obligado a romper su contrato con United Artists, cuando la compañía le insistió que grabara música hawaiana. Esto fue por causa del contrato especial de Tito Rodríguez, quien firmó con el sello en 1960, estipulando que él sería el único artista que grabaría la música latina para la compañía. 

Cruce de caminos con Tito Rodríguez 

Se ha de recordar que en 1956 el pianista Eddie Palmieri había ingresado a la banda de Tito Rodríguez.  Por esta época, aprovechando sus éxitos alcanzados, Tito Rodríguez comenzó a exigir a las disqueras condiciones iguales de contrato a las de Tito Puente para sus presentaciones, pero este hecho que no convenció a los empresarios, suscitó un veto a su banda, entonces decidió marcharse a Las Vegas, donde invirtió como músico y socio en el Club The Sands, sin mucho éxito.  Luego pasó a Los Ángeles donde estuvo por una corta temporada en el Hollywood Palladium.  Por este tiempo su contrato con el sello disquero Tico había terminado en 1958. 

A su regreso a Nueva York, en 1960, Tito Rodríguez grabó un álbum con el sello Ansonia y firmó con el sello UA Latino (una división de United Artists Records), estipulando que él sería el único artista latino que grabaría para la compañía; este fue el hecho que perjudicó a Charlie Palmieri y su Orquesta La Duboney quien se vio obligado a romper su contrato con United Artists, cuando la compañía le exigió que grabara música hawaiana, en pleno auge de la pachanga y cuando él había sido uno de sus promotores.  Como era lógico, a Eddie, como hermano de Charlie, este suceso le molestó y le produjo una fuerte y agria discusión con Tito Rodríguez que precipitó su salida de la agrupación.  Es por este episodio que Tito compone y graba el tema “El Que Se Fue”: “El que se fue no hace Falta, hace falta el que vendrá. . .”.  Posteriormente, cuando Eddie está al frente de su propia banda La Perfecta, revive el pleito grabando a manera de contestación, el tema “El Molestoso”.


Ispirador de las All Stars
  

Charlie cambió para el sello Alegre de Al Santiago donde produce tres destacados trabajos musicales de la Charanga La Duboney: “Pachanga At The Caravana Club”, “Viva Palmieri” y “Salsa Na’ Ma’ Vol. 3”, entre 1961 y 1963.  También contribuye en la grabación de dos temas del álbum “Las Charangas: Pacheco, Palmieri y Fajardo”, en 1961, en el que como el título lo indica también aparecieron las charangas de Johnny Pacheco y José Antonio Fajardo.  Los temas “Bronx Pachanga U.S.A.”, “Son De Pachanga”, “Como Bailan La Pachanga” y “La Pachanga Se Baila Así” (escrito por Charlie junto a Joe Quijano), del magnífico primer álbum y el más vendido de La Duboney en el sello Alegre, “Pachanga At The Caravana Club”, fueron tremendos éxitos en los listados de la revista de Farándula de Nueva York del Top 15 Latino durante el mes de mayo de 1961. 

Respecto al tema “La Pachanga Se Baila Así”, aconteció que Joe Quijano se encontraba por dos semanas de vacaciones en Cuba, en 1956, donde vio y se encontró con muchos de sus ídolos y bandas favoritas, como Benny Moré, Roberto Faz, Abelardo Barroso, Miguelito Cuní, José Antonio Fajardo, la inmortal Celia Cruz con La Sonora Matancera, La Orquesta de Los Hermanos Castro y asistió a un ensayo de La Orquesta Aragón y El Grupo Matancero de Alberto Sayas con Joseito Fernández como vocal. Al respecto comentó: “…Yo escuché un sonido diferente – el Grupo de Senén Suárez,– que consistía de una trompeta y una flauta, tanto como un formato libre… Regresé con una idea para un nuevo sonido para la banda. Trabajé con mi amigo Charlie Palmieri, y le pregunté si el podría hacer arreglos musicales usando una combinación de dos trompetas, flauta, y una sección de ritmo que tocara con sensación de charanga con los cantantes al unísono. (Algo como el sonido de La Orquesta Aragón). Charlie argumentó que desde que dos instrumentos armonicen diferentemente, habría un ruido, pero insistí, y él persistió, y unos pocos meses después, vino con la versión instrumental de ‘Amor’. Fue entonces el sonido con que el Conjunto Cachana nació. . .” (Tomado de las notas del elepé “La Pachanga Se Baila Así”, reeditado en 1990).  En efecto al tema “La Pachanga Se Baila Así”, también fue grabado por Joe Quijano. 

Charlie Palmieri fue el director musical para la serie de discos de descargas en estudio (Latin Jam Session), cuatro volúmenes producidos por Al Santiago, de la Alegre All-Stars publicados entre 1961 y 1966, el primero “The Alegre All-Stars” (1961), le siguió “The Alegre All-Stars. Vol. 2 El Manicero”, el tercero “The Alegre All-Stars. Vol. 3 In ‘Lost & Found’”, y el cuarto “The Alegre All-Stars. Vol. IV Way Out” (1966).  Estos trabajos le dieron a Palmieri una oportunidad para deleitarse en su doble pasión: el jazz y la música cubana; involucró a artistas tales como Kako (Francisco Angel Bastar), Johnny Pacheco, Orlando Marín, Frankie Malabé, Dioris Valladares, Pedro Puchi Boulong, Barry Rogers, José Chombo Silva, Bobby Rodríguez (el bajista), Osvaldo Chi Hua Hua Martínez, Willie Rosario, Joe Quijano, José Cheo Feliciano, Yayo El Indio (Gabriel Eladio Peguero Vega), Chivirico Dávila (Rafael Dávila Rosario), Rudy Calzado (Pedro Manuel Calzado) y Willie Torres, entre otros.  De estos tres trabajos se destacan temas como “Estoy Buscando A Kako”, “Almendra En descarga”, “Para Ti”, “Peanut Vendor” (El Manicero), “Consuélate” y “Guajira In ‘F’”, entre otros. 

Las grabaciones de la Alegre All-Stars, en las que Charlie tocó el piano y arregló temas de antología que aún siguen siendo auténticos clásicos del movimiento de la Salsa, estuvieron inspiradas y fueron una descendencia de las legendarias Cuban Jam Session grabadas en Cuba en el sello Panart en la segunda mitad de los años 50s.  El saxofonista cubano José Chombo Silva participó en ambas sesiones de grabaciones: en Cuba y en Nueva York.  A su vez, la Alegre All-Stars inspiró una cadena de grabaciones de descargas en Nueva York, que incluyeron realizaciones de Kako (quien en 1965 organizó la Orquesta New York After Hour compuesta por 18 miembros, y en la que Charlie se encargó del piano, para el álbum “Tributo A Noro Morales”), Johnny Pacheco, Osvaldo Chi Hua Hua Martínez (“Descarga Cubana Vol. 1” de 1966, y “Latin Cuban Session Vol. 2” de1967), Pupi Legarreta, Tico All-Stars, Cesta All-Stars, Salsa All-Stars, Fania All Stars y SAR All Stars. 

Charlie Palmieri y Al Santiago hicieron una significativa entrada: Charlie fue invitado al piano en los volúmenes de descarga de la Tico All-Stars de 1966 grabados en el Village Gate en Nueva York, en compañía de su hermano Eddie y Ricardo Ray, que fueron fomentadas por el promotor y empresario cubano Pancho Cristal.  Dirigió y tocó el piano en los dos álbumes de la Cesta All-Stars, los cuales co-produjo Al Santiago.  Santiago produjo “The Salsa All Stars” en 1968, que además de destacar a Charlie Palmieri en el piano, también destacó a Israel Cachao López en el bajo en el tema “Descarga De Cueros y Vientos” que vocalizó Chamaco Ramírez, la vocalización de los temas restantes estuvo a cargo del cantante panameño Camilo Aramis Azuquita. 

Cuando el sonido de la charanga declinó en popularidad, Palmieri se metió al ambiente musical latino de Nueva York con el swing de los metales y cambió los violines y la flauta por tres trompetas y dos trombones para formar la Orquesta Duboney.  La nueva agrupación incluyó al cantante puertorriqueño Víctor Velázquez, acompañante de Charlie desde 1961, y al joven trompetista boricua Bobby Valentín (quien después se haría famoso tocando el bajo), para grabar el álbum “Tengo Máquina Y Voy A 60” en 1965. 

Por un breve lapso de tiempo, Charlie abandonó el sello Alegre, para grabar el disco “Yénquele, María (Swing, María)” para el sello BG, en 1966, (reeditado en Venezuela como “Mas de Charlie Palmieri y su Charanga La Duboney” en el sello Remo), pero regresó en 1967, con el sólido trabajo “Hay Que Estar En Algo / Either You Have It Or You Don’t”, en cual contuvo algunos boogaloos ritmo fusión que estaba de moda en ese momento; vocalizado por Víctor Velásquez, sonaron “Fat Papa”, “Guaguancó En Borinquen” y “No Puedo Vivir”, entre otros temas .  Charlie después le admitió al historiador de música latina Max Salazar: “. . . No me preocupé por el boogaloo, pero he aprendido que si no sigues una tendencia popular, estás muerto”.  Al año siguiente grabó el álbum “Latin Bugalu” (1968) en el sello Atlantic, el álbum fue producido por Herbie Mann, y aparte de estar en la moda del boogaloo, incluyó la composición escrita por él “Mambo show” que se convirtió en uno de sus temas clásicos. 

1969 fue un año extremadamente magro para la banda de Palmieri; sufrió una depresión nerviosa y contempló la idea de trasladarse a Puerto Rico.  Sin embargo, fue disuadido de hacerlo por su amigo Tito Puente, quien lo contrató como asesor musical para su show de televisión El Mundo De Tito Puente, convirtiéndose en su mano derecha.  Cuando la serie finalizó, Charlie empezó una carrera alterna como conferencista de la Música y Cultura Latinas, y dio clases en varias instituciones educativas en Nueva York.

 

José Mangual, Johnny Pacheco y Charlie Palmieri, Nueva York 1974.

Foto de Martin Cohen

En el Boom de la Salsa con su hermano Eddie 

Víctor Velázquez salió por unos ocho meses para unirse a la banda de Joe Quijano en Puerto Rico; retornando a la banda de Charlie en 1972 para compartir las vocalizaciones con Vitín Avilés; luego salió para trabajar con la banda de Louie Ramírez.  Charlie proporcionó algunos interesantes trabajos en su órgano para su hermano Eddie Palmieri, en las grabaciones de 1971, “Vámonos Pa’l Monte” y “Harlem River Drive”; igualmente en los LPs “Recorded Live at Sing Sing (with Harlem River Drive)” y “Eddie Palmieri & Friends In Concert At The University Of Puerto Rico”, publicados en 1972 y 1973 respectivamente. 

A mediados de 1974, acompaña de nuevo a su hermano en la producción conjunta del concierto realizado en la cárcel de Sing Sing, “Live At Sing Sing Vol. 2”, inmortalizándose con su solo de órgano en una nueva versión del tema “Vámonos Pa’l Monte”; un sonido del órgano que en esos momentos se asociaba con el rock y el blue y que Charlie introdujo con maestría en el mundo musical del boom salsero. 

Durante los 70s, cunado estalla el boom de la salsa, Charlie grabó con una sección de vientos compuesta por dos trompetas y un saxofón, ejecutado por Bobby Nelson, quien doblaba en flauta (agregando el trombón entre 1977-78). Sus tres mejores trabajos discográficos y de mejor calidad de los 70s fueron, probablemente, “El Gigante Del Teclado” (1972) “Vuelve El Gigante” (1973) y “Adelante, Gigante” (1975), todos en el sello Alegre vocalizados por el cantante Vitín Avilés.  Algunas de las melodías éxito de Charlie de este periodo fueron escritas por el veterano puertorriqueño, compositor, cantante y conocido bolerista, Raúl Marrero, que incluyó, “La Hija De Lola” del álbum “El Gigante Del Teclado” (1972) y “La Vecina” de “Vuelve El Gigante” (1973).  En estos tres álbumes Vitín Avilés dejó registrada su impecable voz en temas como “La Hija De Lola”, “El Mundo Esta Bien”, “El Pan Sobao”, “La Vecina”, “El Guayo De Catalina”, “Que Te Vas. . . Pues Vete”, entre otros.

No obstante estar como vocalista de la orquesta de Charlie Palmieri, Vitín Avilés se consagró definitivamente como cantante de boleros en 1974, cuando Joe Cain le produjo como solista en el sello Alegre, con arreglos de Tito Puente y el propio Charlie Palmieri –quien tocó también el piano–, con el álbum “Canta Al Amor”, con composiciones en tiempo de bolero de Catalino Tite Curet Alonso y Bobby Capó, y del cual sonaron internacionalmente los temas, que aún hoy en día, son de dedicación entre los enamorados: “Porqué Ahora” de Bobby Capó y “Temes” de Tite Curet Alonso. También merecen atención las canciones “Dos Centavos” y “Asesina”. 

Charlie ejecutó el órgano, con su equipo regular de músicos, únicamente en su primera incursión en el sello Coco Records de Harvey Averne, en el álbum “Electro Duro”, en 1975, con el vocalista líder Víctor Velázquez; este fue probablemente, para algunos melómanos, su más decepcionante álbum, el órgano presentó una infortunada calidad en algunos de sus temas, no obstante merecen atención los temas “Vista Hace Fe” y “Al Vaivén De Mi Carreta”.  Aunque hubo una mejoría posterior, en su siguiente trabajo en Coco Records “Impulsos” de 1975, fue una más refinada reelaboración del crudo (y mejor) disco “Charlie Palmieri” de 1969 en el sello Mary Lou; ambas versiones fueron vocalizados por el cantante Víctor Velázquez, quien de nuevo partió y fue a coliderar la Típica Ideal. De éste último trabajo se escucharon temas como “Aunque Tu Mami No Quiera”, “No Está En Na’ ” y “Buchipluma Na’ Ma’ ”, entre otros. 

En 1977, Charlie colaboró con el veterano cantante y compositor panameño Meñique (Miguel Barcasnegras) para el álbum “Con Salsa Y Sabor” en el sello Cotique y del cual merece especial atención el tema “Calor De Madre”.  Este año regresó a Alegre para liderar y llevar a cabo la celebración del 17° aniversario de la Alegre All Stars; diez veteranos músicos de las originales sesiones de descargas de los 60s, además de Louie Ramírez en el vibráfono y del virtuoso joven flautista, clarinetista y saxofonista Bobby Rodríguez y miembros de su banda La Compañía fueron reunidos bajo la dirección de Palmieri para realizar “Perdido” (Vol. 5 o 6?) que incluyó temas como “Agúsese Usted”, descarga vocalizada por Chivirico Dávila, “Y Yo Ganga” vocalizado por Rudy Calzado y “Bobby: Bajo Y Clarinete”, con el trío de vocalistas Chivirico, Willie Torres y Rudy, entre otros temas. 

También en 1977, Charlie con su piano se unió a los músicos cubanos Israel Cachao López en el bajo y Gonzalo Fernández en la flauta para protagonizar el concierto de danzones más impresionante que se halla realizado en el Avery Fisher Hall de Nueva York.  Palmieri se quedó en el sello Alegre para lanzar “The Heavyweight”, en 1978, con los cantantes Meñique y Julito Villot compartiendo la vocalización, del cual se destacan temas como “Arroz Con Bacalao” y “Chaleco”, entre otros.  También tocó el piano e hizo los arreglos junto a Eddie Martínez y Ray Coen para el álbum de Vitín Avilés como solista “Con Mucha Salsa” del mismo año. 

Su breve retorno al sello Alegre fue marcado por una muy recomendable recopilación “Gigante Hits” de 1978, con temas seleccionados por Al Santiago del periodo de Charlie entre 1965 y 1975 con Alegre.  En 1979, se destacó por su participación en la controvertida película de Jeremy Marre Salsa para la televisión del Reino Unido, enseñando en una escuela del Sur del Bronx y tocando el piano eléctrico, junto a Tito Puente y Mongo Santamaría. 

El final y la inmortalidad de su música 

En enero de 1980 se marchó con su familia a Puerto Rico para escapar de los severos inviernos de Nueva York y del frustrante y explotador ambiente de la escena del club latino.  Allí organizó una exitosa banda, pero lamentablemente nunca grabaron.  Retornó a Nueva York en febrero de 1983, para discutir un concierto propuesto en Puerto Rico con su hermano; no obstante, sufrió un ataque al corazón y de apoplejía que lo dejaron semiparalizado, siendo hospitalizado por seis semanas.  En su recuperación, continuó residenciado en Nueva York pero por recomendaciones médicas decidió vivir un ritmo de vida más lento.

 

El 6 de enero de 1984, la industria de la música latina de Nueva York le rindió un merecido tributo a Charlie en el Club Broadway.  Ese mismo año, a pesar del pesimista pronóstico médico se recuperó, y celebró su recuperación en el Latin Jazz con la grabación “A Giant Step”, en 1984, en el sello Tropical Budda, reviviendo el piano y el formato rítmico (bajo, timbales, conga y bongó) de Noro Morales y en el cual hace una versión instrumental de uno de los temas bandera de su hermano Eddi, “Muñeca”, también se destaca en el solo de piano en “Fiesta A La King”.  Lideró con el cantante y percusionista Jimmy Sabater, el Combo Gigante en Nueva York entre 1986 y 1988 que incluyó dos trompetas, saxofón y flauta (ninguna grabación con esta banda ha sido registrada).  Tocó el piano en “El Sabor Del Conjunto Candela/86” en el sello Laslos Records (producido por un caleño radicado en Nueva York), liderada por el bongocero Ralphy Marzan, y en el álbum de Joe Quijano “The World’s Most Exciting Latin Orchestra & Review” de 1988 en el sello Cesta.  También prestó asesoría musical en importantes grabaciones para Ray Barreto y Mongo Santamaría. 

El 12 de septiembre de 1988, cuando regresó a Nueva York después de un viaje a Puerto Rico, donde actuó en la residencia del Gobernador con el veterano cantante y compositor Bobby Capó, sufrió de nuevo otro ataque al corazón y falleció en el Hospital Jacobi en el Bronx; su deceso se produjo a las 11:30 (15:30 GMT).  Deceso que se produjo justo antes de iniciar una gira por Gran Bretaña y Japón, donde acompañaría al conguero cubano Ramón Mongo Santamaría.  Le sobreviven su esposa Esther y dos hijos.


En 1990, el resucitado sello Tropical Budda emitió póstumamente el CD “Mambo Show” que contenía sesiones de Latin Jazz, el cual congregó una agrupación de All-Stars que incluyó a Charlie en el piano (y la coproducción), Mongo Santamaría en las congas, José Chombo Silva en el saxofón, Barry Rogers en el trombón, Nicky Marrero en los timbales, Johnny Dandy Rodríguez en el bongó, Ray Martínez en el bajo y David Piro Rodríguez en la trompeta.  En una o más de sus múltiples capacidades como director, productor, tecladista y arreglista trabajó con una extensa lista de artistas, entre los que incluyó: Kako, Celia Cruz, Tito Puente, Rafael Cortijo, Ismael Rivera, Yayo El Indio y Joe Quijano.
 

Tocó el piano en los trabajos para Herbie Mann (“The Family of Mann” de 1961 y “Latin Mann” a mediados de los 60s), Efrain Mon Rivera (en su clásico de los inicios de los 60s “Que Gente Averigua”), Celia Cruz (en su tremendo “Son Con Guaguancó” de 1966), Ismael Quintana (“Punto Y Aparte” de 1968), Cal Tjader (“Primo” de 1973), Raúl Marrero, Frankie Dante & Orquesta Flamboyán (“Los Salseros De Acero” de 1976 y “Flamboyán All Stars Band Starring Frankie ‘Be-Bop’ Dante” de 1977), Bobby Capó, Israel Cachao López (“Cachao y su Descarga ’77 Vol. 1” de 1976 y “Dos” de 1977), Frank Grillo Machito (“Fireworks” de 1977), Mongo Santamaría (“Red Hot” de 1979 y “Soy Yo” de 1987), Ray Barretto (“La Cuna” de 1981), entre otros. También tocó el piano en los álbumes de su hermano Eddie entre 1978 y 1984. En el programa The Montuno Sessions – Live From Studio ‘A’ de 1995 en Mr Bongo se incluyeron tres sesiones de radio en los 80s realizadas por Charlie.

You May Also Like

WhatsApp chat