Camínalo Juanpi, los ritmos de moda, ni los cantantes más populares de la época, le cambiaron de rumbo”

“Ni los ritmos de moda, ni los cantantes más populares de la época ni la posibilidad de “buscarse un billete”, sedujeron a este joven artista sin hacerlo cambiar de rumbo”.

juan pablo diaz- juanpi

Nadie le dijo que iba a ser fácil y estoy seguro que nunca lo creyó. Armado de su talento y vocación comenzó a caminar y demostrar que cuando se tiene norte, se sigue la ruta y rinde sus frutos.

Mi querido y admirado Juan Pablo Díaz, un joven a quién se me antoja decirle “sobrino”, es una de esos talentos y jóvenes voces de los que tanto les hablo y que pienso que le hacen falta a nuestro género para que siga creciendo.

Un artista nato que después de pasar por varias disciplinas descubrió que la música es su pasión y más aún la salsa, género que hablando claro, no era el más conocido ni popular de su generación.

Ni los ritmos de moda, ni los cantantes más populares de la época ni la posibilidad de “buscarse un billete”, sedujeron a este joven artista sin hacerlo cambiar de rumbo.

Una vez se “metió” en la ruta de la salsa y encontró un tremendo medio para expresar sus ideas se dio a la tarea de conocer, trabajar y sobre todo vivir el género en carne propia.

Actor, locutor, escritor, compositor, productor y cantante, el menú completo para lograr ser un gran intérprete.

Su genio creativo lo fue destacando entre  sus contemporáneos y tuvo la valentía de hacer de la canción social su mejor arma.

No hay duda que sus canciones de amor son obras hermosas llenas de romanticismo, poesía y ritmo, pero soy de la opinión de que cuando canta sus ideas y preocupaciones sociales se siente con más gusto y aplomo su voz e interpretación.

Como todos en su generación, ha tenido que trabajar duro para que su trabajo llegue a oídos y corazón del público.

Su música auténtica y con una exquisita mezcla de tradición, actualidad y algunos toques de otros géneros, se presenta como una alternativa fresca y a la vez familiar para los salseros. Lo que denota lo que Juanpi se esforzó y se preparó para abordar el género.

Un cantante afinado, con eso que llaman “feeling”, conocedor y respetuoso de la clave y con unas influencias musicales diversas, que junto a su talento natural crean un sonido y estilo particular.

Sé de propio y personal conocimiento lo duro que ha luchado y con la entereza que afronta sus retos.

También sé de su riqueza artística y del aliciente que es para él terminar un trabajo y que se le dibuje la sonrisa del “misión cumplida”, que da la satisfacción de haber dejado lo mejor en cada intento.

Dicen que para prueba un botón, ahí está su primer disco “Díaz”, que es solo una muestra de su talento y concepto musical, pero no se conforme el lector con la sola prueba, próximamente nos presenta su trabajo “Face Dos”, mismo que muestra que el camino recorrido no ha sido en vano.

Estas grabaciones las ha hecho “a pulmón records”, como la mayoría de los artistas jóvenes que no tienen sellos discográficos que los ayuden a alivianar la carga de ser artista, promotor y disquero a la vez.

Juan Pablo, sobra talento y falta camino. Logros, ensayos, conciertos, éxitos, fracasos, puertas abiertas, puertas cerradas, tiempos tranquilos, conflictos, reconocerán tu talento, otros lo ignorarán, lecciones aprendidas, otras por aprender, pero eso mi querido sobrino es vivir.

Aunque no es fácil, es una bendición poder vivir haciendo lo que nos apasiona.

Dios lo bendiga y demuestre que el hijo de Rafa y Magaly no se rinde y menos cuando está bendecido con el don de hacer música, componer y cantar… El cielo es el límite.

¡Camínalo!

Por: Gilberto Santa Rosa

You May Also Like

WhatsApp chat